👉 NUEVO: «DIPLOMADO EN ASISTENTE ADMINISTRATIVO, TRÁMITE Y GESTIÓN DOCUMENTAL Y REDACCIÓN DE DOCUMENTOS ADMINISTRATIVO».
Inicio: 20 de mayo. Más Información aquí o escríbenos al wsp 

👉 NUEVO: «DIPLOMADO EN PROCESAL PENAL, INVESTIGACIÓN CRIMINAL, LITIGACIÓN ORAL Y REDACCIÓN DE DOCUMENTOS PENALES».
Inicio: 4 de junio. Más Información aquí o escríbenos al wsp  

¡Atención! Aspectos estratégicos a considerar en la estructura de un alegato de apertura

Sumilla: 1. Aspectos estratégicos a considerar en la estructuración de un alegato de apertura; 1.1. Los jueces no conocen el caso; 1.2. La credibilidad se construye a partir del alegato de apertura.

Cómo citar: Baytelman Aronowsky, Andrés y Duce Jaime, Mauricio. Litigación penal. Juicio oral y prueba. Primera edición, Chile: Imprenta Salesianos, 2004, pp. 211-212.


1. Aspectos estratégicos a considerar en la estructuración de un alegato de apertura

Revisemos ahora qué factores o elementos sí deben tenerse a la vista, desde un punto de vista estratégico, para estructurar un alegato de apertura; es decir, qué es lo que debemos tener en mente al momento de sentarnos a preparar un alegato de apertura.

Nos parece que dos son las cuestiones principales, a partir de las cuales resulta posible realizar varias recomendaciones específicas en la materia. Estas son que los jueces no conocen el caso; y que la credibilidad se construye desde esta actuación.

1.1. Los jueces no conocen el caso

El primer elemento clave al estructurar estratégicamente el alegato de apertura será situarnos en la cabeza de los jueces y entender que para ellos esta es la primera actividad sistemática en la que se impondrán del contenido de la causa y, particularmente, de nuestra teoría del caso. Este es uno de los desafíos más importantes para el litigante en todas las actividades en juicio. El litigante ha conocido el caso por meses, ha revisado con detalle toda la información, ha investigado el significado de los peritajes, se ha entrevistado con los testigos y ha repasado sus declaraciones varias veces, insertándolas en el conjunto. Producto de este trabajo, llega a juicio con el caso “en la piel” y cuesta desprenderse de este conocimiento, como un observador externo, preguntarse “si yo no supiera nada de este caso, ¿tendría sentido lo que estoy escuchando?, ¿me bastaría?, ¿entendería la historia?, ¿le creería?”.

En este contexto, un error común de los abogados en los alegatos de apertura es que lo hacen desde la imagen mental que ellos tienen del “expediente”, y no desde las necesidades de información que tienen los jueces. Hablan (en forma explícita o implícita) como si el caso y sus detalles fueran conocidos por los jueces (como si ellos también hubieran leído el expediente, o como si el relator les hubiera hecho ya una relación). Sin embargo, en un sistema que se toma en serio los principios de inmediación y contradictoriedad, la información que conocen los jueces antes del caso tiende a cero desde el punto de vista de sus necesidades de convicción. Normalmente, se traduce en alguna resolución judicial previa que envió el caso a juicio (el auto de apertura de juicio en nuestro Código). Siendo esto así, es fundamental para los litigantes explicarle a los jueces, en la versión más sencilla posible, en qué consiste el caso y cuál es la hoja de ruta para la prueba.

Este primer elemento de la dinámica del juicio va a imponer un conjunto de recomendaciones para los litigantes, tales como la importancia que tienen los primeros momentos del alegato, la conveniencia de buscar un tema que permita etiquetarlo, o la necesidad de humanizar el conflicto. Iremos sobre ellos en la próxima sección de este capítulo.

1.2. La credibilidad se construye a partir del alegato de apertura

Ya hemos destacado con cierta reiteración en otros capítulos que una buena parte del éxito en la litigación en juicios orales dependerá de la capacidad que tengan los abogados de construir credibilidad para sus teorías del caso, para las pruebas que presentan e incluso de ellos mismos como litigantes profesionales y confiables. En buena medida, esa labor comienza en el alegato de apertura. Desde este momento inicial del juicio el litigante entrega elementos para que el tribunal realice juicios de credibilidad sobre su caso, su prueba y el mismo litigante. Siendo así, debe tenerse especial cuidado de evitar que los defectos de litigación puedan hipotecar esta credibilidad; especialmente en esta primera actuación, cuyas consecuencias en no pocas oportunidades irrigan todo el resto del juicio.

Es a partir de esta idea, por ejemplo, que el abogado debe tener extremo cuidado en no exagerar el mérito de sus pruebas, no ofrecer conclusiones que todavía no encuentran respaldo en la evidencia, y anticipar y explicar las debilidades de su caso si es que estas van a ser conocidas en el juicio. Iremos sobre estos elementos en la sección que sigue.


0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

0
    0
    Tu pedido
    Tu carrito esta vacíoVolver a la tienda
      Calculate Shipping
      Apply Coupon